Última hora: Puigdemont, detenido

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers que le acompañan en Bruselas han sido detenidos por orden del fiscal belga tras presentarse voluntariamente ante las autoridades a petición de la Fiscalía para que comparezcan en el juzgado y se pueda proceder a la designación de un juez de instrucción. El fiscal ha dado la orden de detención en aplicación de las órdenes de detención y entrega emitidas por la Audiencia Nacional.

Como el mismo magistrado de la fiscalía belga, Gilles Dejemeppe, ha explicado la comparecencia de Puigdemont y los exconsellers ante las autoridades les «dará derechos», como por ejemplo poder consultar las euroórdenes emitidas por la juez Carmen Lamela y a las que, hasta ahora, no habían podido acceder los afectados ni sus abogados. La Fiscalía federal transfirió las órdenes europeas a la Fiscalía local a última hora del sábado tras constatar que es «muy probable» que las cinco personas buscadas se encuentren en Bruselas.

Además de a Puigdemont, los exconsellers requeridos por las autoridades españolas son Meritxell Serret, Antoni Comín, Lluís Puig y Clara Ponsantí, que todavía permanecían en Bruselas tras ser cesados de sus cargos a partir de la aplicación del artículo 155. El juez que instruirá el caso será designado en un máximo de 24 horas desde la detención de las cinco personas que reclaman las autoridades judiciales españolas y, a partir de ahí, éste tendrá otras 24 horas para decidir si la petición se ajusta a derecho.

El juez asignado al caso también decidirá si Puigdemont y los otros cuatro miembros del exGovern deben «permanecer en prisión o puestos en libertad bajo condiciones» que impidan su huida, como la retirada de pasaporte o la vigilancia electrónica. El tercer elemento sobre el que debe dirimir el juez de instrucción es si hay alguna «causa de rechazo» para denegar la euroorden, como por ejemplo que los buscados fueran menores de edad o que haya riesgo para los Derechos Fundamentales.

Si el juez concluye que las euroórdenes son ejecutables trasladará entonces el caso a la Cámara del Consejo (Tribunal de primera instancia) para que decida en un plazo de 15 días si se lleva a cabo o no la entrega de los cinco reclamados por las autoridades españolas.

Las partes podrán recurrir la decisión primero ante la Corte de Apelación, que tendrá también 15 días para pronunciarse, y, en última instancia, ante la Corte de Casación, que cuenta con el mismo plazo para tomar la decisión definitiva. La euroorden establece un plazo máximo de 60 días para resolver los procesos de extradición entre dos Estados miembros, un periodo que podría ser ampliado otros 30 días, hasta los 90, en casos excepcionales.

Fuente: espanadiario.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *