Primer detenido por Culpa de PERISCOPE.

Es imposible encontrar más infracciones al volante en 16 minutos de grabación. Conducción temeraria, 195 kilómetros horas con un Seat León, acoso a otros conductores, derrapes en plena autovía, manipulando el móvil… y todo ello narrado en directo, a través de la aplicación Periscope, en las redes sociales.

periscope

Eso sí, el energúmeno, a ritmo de una estridente música de reggaetón, se disculpa en su vídeo más peligroso por no poder leer los mensajes de texto que le mandan al chat sus amigos que siguen la ‘hazaña’ en directo y que le jalean.

Aunque no todos los que vieron esa y otras grabaciones similares eran tan inconscientes. Algunos de los internautas lo denunciaron a la Policía Nacional a través de sus canales en internet y los agentes acaban de detener en Madrid al joven que ha protagonizado ese vídeo y otros similares por las autovías de la periferia de la capital de España.

Además, según informa el Ministerio del Interior, el detenido colgó en la red otras imágenes en las que se grababa a sí mismo consumiendo sustancias estupefacientes. Se trata de la primera operación realizada en España por delitos cometidos con esta aplicación informática.
La investigación comenzó al tener noticia los agentes de la existencia de un usuario de Internet que, al parecer, compartía a través de su cuenta en la aplicación Periscope imágenes en las que se grababa a sí mismo mientras conducía su vehículo de forma temeraria en vías interurbanas de Madrid o bien consumiendo sustancias estupefacientes.

«¡A mí nunca me paran!»

En el vídeo que ha facilitado su captura, el joven temerario, de noche y ante una audiencia de amigos, se jacta de haberse “picado” con un Audi A5 que iba a 240 kilómetros por hora. Luego, tras presumir de su Seat León de 180 caballos, se lanza al objetivo de mostrar cómo pone su coche a 200. “¡Esto se pone caliente! ¡A mí nunca me paran! ¡Nunca me he ahostiado, para esto tengo un don! ¡Cómo me voy a matar, llevo toda la vida conduciendo así!”, son algunas de las frases que lanza a los que le siguen en Periscope.

El conductor, que asegura que su “viejo es guardia civil”, en plena faena responde a sus seguidores mientras insiste en que no puede responder a los mensajes de texto de sus seguidores. Solo una minoría le recrimina su temeridad y le advierten que se va a matar. “Qué conduzca así de agresivo no quiere decir que me quiera matar”, se justifica.

La Sección de Redes de la Unidad de Investigación Tecnológica identificó el perfil de este joven a través del rastreo y análisis preventivo que sus agentes realizan en la red al objeto de detectar contenidos que constituyan infracción penal; por otro, varios ciudadanos que tuvieron acceso a los vídeos ilícitos en Internet denunciaron su existencia a través de las cuentas que la Policía Nacional tiene en las redes sociales.

El detenido compartía en su cuenta de Twitter varios vídeos que grababa con su propio teléfono móvil y a través de la aplicación Periscope, que permite retransmitir en directo las imágenes. En uno de ellos, el joven aparecía circulando de noche y por las autovías de circunvalación de Madrid a velocidades superiores a los 195km/h, incluso en tramos donde el límite establecido es de 100 km/h.

Maniobras temerarias

Además del peligro que suponía conducir mientras manipulaba su teléfono móvil en vídeos que superaban los 16 minutos de duración ininterrumpida, el detenido realizaba maniobras a gran velocidad que provocaron situaciones en las que los otros conductores tuvieron que apartarse de su carril para evitar la colisión, hasta en cuatro ocasiones. Al finalizar el vídeo y encontrándose todavía en carretera interurbana, se podía observar en las imágenes cómo realizó un brusco derrape que terminó con su turismo situado de forma perpendicular al sentido de la marcha, con el consiguiente riesgo que ello supuso para el resto de usuarios de la vía.

Analizadas las imágenes e identificado el autor de los vídeos ilícitos, los investigadores detuvieron al joven en la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *