Inmigrantes sin papeles empadronados durante un año cobrarán hasta 532 euros

El presupuesto anual de la Consejería de Igualdad y Políticas Inclusivas ha aumentado la cantidad destinada a la renta valenciana de inclusión a 44 millones de euros. Esta ayuda que la Generalitat valenciana destina a las personas con pocos recursos ha ampliado el espectro de personas que pueden acceder a ella, quitando algunos límites y siendo más permisiva que la anterior renta garantizada de ciudadanía.

50838-944-544

Inmigrantes sin papeles empadronados durante un año cobrarán hasta 532 euros

Según informa el diario Levante, una de las novedades que acoge el presupuesto es que dejará de ser necesario contar con el permiso de residencia, pues basta con estar empadronado durante un año en uno de los municipios de la Comunidad Valenciana. Según explicaba Mónica Oltra, anteriormente la normativa era «muy restrictiva», pues se necesitaba estar dos años empadronado con un permiso de residencia y tener entre 25 y 65 años, límite este último que ha sido reducido a los dieciocho años, sin restricción máxima.

También se hará un aumento de la prestación, que pasará de ser de 384,18 euros al mes a poder llegar a los 532 euros, que responde al actual Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples. En cuanto al dinero, se crean dos modalidades nuevas: por un lado, la renta complementaria de ingresos, tanto por trabajo como por recibir alguna otra prestación, siempre que esta sea inferior al 80% del SMI, que corresponde a 524 euros, con lo cual el importe depende de la situación de cada beneficiario.

Por otro lado, una renta de inclusión para aquellas personas que, según los servicios sociales, se comprometen a seguir un itinerario de búsqueda de empleo y compromisos varios, que recibirán 532 euros mensuales, pudiendo llegar a 745,50 euros si la familia tiene seis miembros o más. Si el solicitante renuncia a seguir este itinerario sólo recibiría 266 euros mensuales, pues según explica Oltra, «nadie que lo necesite se va a quedar fuera del sistema». Otro beneficio es que, al recibir esta prestación, podrán pedir otras ayudas autonómicas.

Entre otros cambios, la nueva modalidad también varía la duración, pues antes sólo se podía percibir durante tres años consecutivos, renovándose cada seis meses. Ahora ya no tiene límites, pues se mantendrá durante el tiempo que sea necesario para el beneficiario. Además, el conocido «silencio administrativo» será positivo, y tras tres meses sin respuesta se desprenderá que la ayuda ha sido concedida.

Fuente: http://espana-diario.es/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *