¡Come picante para perder grasa y vivir más años!

Algunos turistas estadounidenses que nos visitan descubren con sorpresa, y a veces con decepción, que la comida española no es picante. Si ánimo concreto de complacerles, los últimos estudios indican que añadir un poco de picante a nuestra comida puede mejorar nuestra salud y ayudarnos a perder grasa.

Mirando al mapa del mundo, en general, los países de climas fríos no tienen una gran tradición de usar guindillas en su comida. Aunque México tiene una fama bien merecida, la palma se la llevan los platos de Asia y África.

Come picante para perder grasa y vivir más años

Fuente: Foodpanda

La mayor parte de la comida picante en el mundo se consigue con variedades delpimiento picante, chile o guindilla, todos primos pertenecientes al géneroCapsicum. El ingrediente activo que hace que piquen es la capsaicina, una sustancia irritante que producen las plantas como forma de defensa, y que produce una sensación de ardor al contacto. Este pequeño sufrimiento resulta una parte normal de la experiencia de alimentarse para una buena parte de la humanidad.

En un estudio poblacional de la universidad de Harvard con casi medio millón de personas se pudo comprobar que el consumo frecuente de comida picante, eliminando otros factores como el alcohol o el tabaco,  reducía la mortalidad en un 14%. Esto incluye causas comunes de muerte como el cáncer, enfermedades coronarias y respiratorias.

Precisamente en el tratamiento del cáncer es donde el picante tiene más interés. En un experimento con ratones se comprobó que la capsaicina  inhibía el crecimiento de los tumores de cáncer de próstata en un 80%, sin afectar a las células sanas.

Por otro lado, un laboratorio en la India (cómo no) está un poco más cerca de dilucidar el mecanismo por el que el picante protege contra el cáncer. Al parecer la capsaicina ataca a la membrana de la célula cancerosa. Esto a su vez acelera la apoptosis, o muerte celular programada, que induce la sustitución de estas células defectuosas por otras nuevas.

Según el doctor Ornelas-Paz, de México, no solo es la capsaicina, sino el cóctel de compuestos presentes en los pimientos picantes los que producen el efecto. La capsaicina es liposoluble, por lo que  añadir grasa a la receta es fundamental para aumentar la obsorción.

Por si los efectos protectores del picante no te convencen, se ha comprobado que la capsaicina promueve la pérdida de grasa. En un experimento con personas a quienes se les recortaban las calorías en un 20%, en igualdad de condiciones, quienes tomaban picante perdieron más grasa. La suplementación consistía en una dosis de 2,56mg de capsaicina, equivalente aproximadamente a un gramo de chile en polvo.

Estos efectos se observan incluso con otros capsinoides, análogos a la capsaicina, como el DHC, que es un conocido termogénico, es decir, que aumenta las calorías consumidas al digerir la comida , aunque este efecto es pequeño. También activa la enzima lipasa hormona-sensible y la comunicación entre adipocitos, ambas cosas necesarias para que liberen los depósitos de grasa. La capsaicina tiene además un efecto antiinflamatorio, que combinado con lo anterior es lo que probablemente promueve la pérdida de grasa.

Más en Tu mejor yo:  Así funciona la inflamación en tu cuerpo 

Si ya has decidido que tu propósito de año nuevo es darle al tabasco, el vindaloo y las enchiladas, la pregunta es ¿cuánto picante hay que comer? El estudio de Harvard indica que entre dos y cinco veces por semana puede tener efectos protectores de la salud. Es un buen comienzo.

¿En qué se basa todo esto?

  • La capsaicina, cuando se administra por vía oral, ralentiza significativamente el crecimiento de xenoinjertos de cáncer de próstata PC-3, medidos por tamaño y peso.
  • Recientemente se ha demostrado que la capsaicina, uno de los principales ingredientes picantes del pimiento rojo, induce la apoptosis en muchos tipos de líneas celulares malignas, incluidos el adenocarcinoma de colon, el cáncer de páncreas, el carcinoma hepatocelular, el cáncer de próstata, el cáncer de mama y muchos otros.
  • Por encima de 15% en moles, la capsaicina en el medio acuoso de suspensión de liposomas reduce la temperatura de transición de fase termotrópica en aproximadamente 3ºC, y por encima de 30% en moles, la integridad de la membrana se pierde significativamente.
  • La grasa de la dieta aumentó la bioaccesibilidad de la capsaicina y la dihidrocapsaicina en las digestiones con pimientos rojos, especialmente la de dihidrocapsaicina.
  • Además, el consumo de 2,56 mg de capsaicina por comida promueve la oxidación de grasas en un balance energético negativo y no aumenta significativamente la presión sanguínea.
  • Después de 1 mes de suplementación, el dihidrocapsiato tuvo un efecto termogénico pequeño de ≈50 kcal / d, que está en el rango de la variabilidad de RMR día a día.
  • Estos datos proporcionan evidencia de aumentos posprandiales en la termogénesis y la oxidación de grasas secundaria a la administración de dihidrocapsiato.
  • En estudios con roedores, las dietas ricas en capsaicina han mostrado efectos favorables en la aterosclerosis, el síndrome metabólico, la diabetes, la obesidad, el hígado graso no alcohólico, la hipertrofia cardíaca, la hipertensión y el riesgo de accidente cerebrovascular
  • La activación de TRPV1 por la capsaicina en la dieta mejora la remodelación de la grasa visceral a través de la regulación positiva de Cx43.

Fuente: http://www.eldiario.es/tumejoryo/comer/Come-picante-perder-grasa-vivir_0_729677551.html


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *