Coca-Cola paralizará su producción en Venezuela por falta de azúcar

La compañía mexicana Coca-Cola FEMSA se verá obligada a paralizar la producción de refrescos en Venezuela debido a la falta de azúcar refinado en el país. “Los fabricantes de azúcar en Venezuela nos han informado que cesarán temporalmente las operaciones debido a la falta de materia prima”, informa la entidad.Los centrales azucareros de Venezuela, interrumpieron su actividad hace una semana, lo que ha provocado que la compañía solo pueda producir refrescos hasta agotar las existencias de azúcar con las que aún cuentan.

Coca-Cola

Según confirma Coca-Cola, las plantas embotelladoras del país continuarán con la actividad y seguirán elaborando bebidas no azucaradas, aunque el 90% de ellas cuentan con esa materia prima en su contenido. “Mientras esta situación afecta a nuestras bebidas azucaradas, la producción de las líneas de bebidas Coca-Cola Zero, las botellas de agua y Coca-Cola Light, no se verán afectadas y continuarán operando con normalidad”, aseguran.

Actualmente, “junto a los proveedores, autoridades del gobierno y asociados” la empresa está buscando otras vías alternativas para conseguir azúcar y poder así volver a relanzar la actividad. Asimismo, afirman que sus “oficinas locales y centros de distribución continuarán abiertos y operativos”. Esta situación tiene lugar en un contexto en el que el país latinoamericano se encuentra gravemente afectado por escasez de alimentos y medicinas, desde hace varios años. De este modo, la falta de materias primas, obliga a importarlas a pesar de la dificultad que conllevan para las empresas los trámites para solicitar divisas, ya que este proceso compete única y exclusivamente al Estado desde el año 2003.

Coca-Cola FEMSALa empresa de México se encuentra activa en ocho países latinoamericanos entre los que está Venezuela. Allí opera desde hace más de una década, desde la adquisición de Panamerican Beverages, Inc. Coca-Cola FEMSA el embotellador público más grande de productos Coca-Cola en el mundo.

Fuente: elmundo.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *