¡Un americano es corneado por un toro y descubre que la sanidad española es la mejor!

“Cuanto más se acerque Estados Unidos a España, mejor”. Así piensa un escritor de Chicago, Bill Hillmann, respecto a la sanidad pública. Lo que le hizo darse cuenta fue recibir la cornada de un toro mientras corría en las fiestas de San Fermín de Pamplona. En un artículo publicado en ‘Vice’ cuenta detalladamente su accidente y sus múltiples consultas a médicos. A partir de ese momento, Hillmann, que ha publicado el libro ‘Mozos: Una década corriendo con los toros en España’, comenzó una odisea por varios hospitales de nuestro país, de Panamá y de Chicago que se alargó durante tres meses. Su conclusión fue sencilla: “España es el mejor país para ser corneado por un toro”.

Hillmann cuenta su paso por un hospital de Pamplona después de que un toro le corneara en el trasero. “Esos segundos en España definirían mi vida durante los próximos meses”, escribía. Después de un poco de morfina, antibióticos, una cirugía y 36 horas en el hospital, el americano recibió el alta, dispuesto a volver a ponerse delante de un toro. “No quiero que corras, estás bastante dañado. Pero eres un hombre adulto y tienes que decidir por ti mismo”, recuerda que le dijo su médico. Él no hizo caso. Ya había acabado otra vez en un hospital español y el sistema de sanidad pública le pareció “magnífico” en ambas.

Panamá: 100 dólares por especialista

A pesar de las advertencias de los médicos, Hillmann salió a correr delante de los toros una vez más, lo que le causó complicaciones e infecciones en sus heridas. Doce días después, se dirigió a Panamá, donde estaba su mujer, y tuvo que volver a pisar un hospital. “Parecía bonito pero fue más duro que en España. No tenían los medicamentos para el dolor que yo necesitaba, así que mi mujer tuvo que ir al otro lado de la ciudad a una farmacia”, asegura. Cuando volvió a casa, el dolor empeoró hasta el punto que no pudo andar durante una hora y se dirigió a un hospital privado en David, todavía en Panamá. “Todo en el sistema de sanidad privado de Panamá requiere pagar por adelantado”, explica. “A los médicos les pagas justo después de que te examinen. Cada uno son 20 dólares y los especialistas cuestan 100”.

Su visita a un hospital regional en el mismo país no fue mejor. “Esperamos dos horas para entrar y mientras preparaban mi papeleo, una mujer murió detrás de mí”, cuenta. “Me pusieron en un hall grande con un montón de personas que parecía que se estaban muriendo. Y entonces la gente empezó a morir”. Tras varios días con antibióticos, Hillmann regresó a Estados Unidos, su parada número tres en la gran aventura de la sanidad pública.

EEUU: “crueldad” sanitaria

“Cualquiera que no tenga un seguro privado es consciente de la crueldad del sistema de sanidad americano”, asegura Hillmann. Cuando llegó a Chicago tras pasar por España y Panamá, su médico habitual lo mandó a un hospital privado en el que solo le dejaron estar una noche. “Me hicieron unas pruebas y me echaron”, cuenta. Tras dos días con fiebre en casa de sus padres, acudió a un médico general que le prescribió antibióticos y narcóticos para el dolor junto a un vago diagnóstico.

Radiografía de la (mala) sanidad americana

Esta es la situación de la Sanidad estadounidense cinco años después de que Obama anunciase su plan para reformar un sistema que no funciona

“Después de todo lo que he visto sobre los sistemas de sanidad del mundo, creo que si Estados Unidos hiciera algo parecido a lo que hace España, cubrir la sanidad de las clases medias y pobres y permitir que los ricos usen sanidad privada, las cosas mejorarían”, finaliza, criticando además la gestión de Donald Trump.

Bancarrota por enfermedad

En Estados Unidos, la salud depende del dinero. De media un norteamericano se gasta 8.745 dólares al año en servicios sanitarios. Un viaje en ambulancia de 15 minutos, por ejemplo, supera los 1.700 dólares y una cirugía en la rodilla ronda los 25.000, tal y como explicó este diario en el reportaje ‘Radiografía de la (mala) sanidad americana’. Carolyn Engelhard, directora del Programa de Sanidad en la Universidad de Virginia, contaba entonces por qué la sanidad en EEUU es tan cara. “Alemania o Francia, por ejemplo, establecen cuotas, un esquema de precios para los procedimientos médicos y las medicinas. En Estados Unidos hay fuerzas de mercado, las aseguradoras, los hospitales… Y los precios son más caros”. También señalaba que el sistema sanitario americano era “más intenso”, con menos camas de hospital pero muchas más pruebas y procedimientos. “Estados Unidos posee un 60% más de máquinas de resonancia magnética por habitante”.

En un artículo publicado en 2014 en El Confidencial bajo el título ‘Pues yo me vuelvo a España’, el periodista Mario Saavedra explicaba las razones por las que había decidido regresar a su país natal tras vivir un tiempo en Estados Unidos. Una de ellas era la existencia de la “bancarrota por enfermedad”. Respecto a esto, explicaba que los salarios de la clase media y media-baja están estancados mientras el coste de la sanidad aumenta anualmente. Ahora, el plan de Trump de desmontar el ‘Obamacare’, la ley sanitaria del anterior presidente, pretende dejar sin cobertura médica a más de 24 millones de estadounidenses. De momento, y ante la falta de apoyos, Trump ha ido anulando partes del ‘Obamacare’: ya ha disminuído las ayudas fiscales y recortado los subsidios a las aseguradoras que ofrecen descuentos.

Ahora, Bill Hillmann se encuentra recuperado y asegura estar deseando volver a correr en los Sanfermines el próximo julio. “Desde mi perspectiva como alguien que ha necesitado un montón de tratamiento médico gracias a esos toros, no hay comparación entre EEUU y España”.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-12-06/sanidad-espanola-donald-trump-obamacare-bill-hillmann-toros-san-fermin-pamplona_1488507/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *